Carlos Blanco, alumno de 4º A Primaria

A lo lejos se ve una casa que parece muy antigua. Estamos a 8 de febrero de 2011, y los alumnos de 4º de Primaria están en el Parque Grande bajando por unas enormes escaleras. Gracias a las explicaciones de sus profesoras, los niños saben que esa casa es una casa oscense y que a la vez es el Museo Etnológico. Y esa casa que parece tan antigua es la razón por la que han ido hasta allí.

Los alumnos entran por la puerta. Su tutora, Pilar Zatorre, les explica muy brevemente lo que van a ver allí y suben unas escaleras de madera que crujen mucho. Entonces miran a su alrededor y ven una cocina que no se había usado en décadas: tiene una herrada, una cadiera, un cazo ¡Es muy diferente a una cocina actual! Los alumnos están asombrados. Más tarde, visitan las alcobas. Son muy pequeñas, sólo cabe la cama, y, además por la habitación hay muchos baúles y armarios. Cuando ven el orinal, se quedan muy sorprendidos, pero Pilar les explica para qué sirve.

Luego suben arriba del todo. Allí ven un video sobre como era el vestuario en Huesca hace mucho tiempo y observan los utensilios que utilizaban los oscenses para trabajar y las prendas que solían llevar. Por último, colorean en unas entretenidas fichas la ropa de dos personas oscenses de hace décadas. Todos salen contentos, y, además con más conocimientos que cuando entraron.